Un residente de SARquavitae Can Buxeres “cumple su sueño”