SARquavitae Ciudad de Badajoz: Un abuelo, un amigo