A la residencia por unos días, la necesidad del respiro familiar