Personas Sarquavitae

Testimonio atención gerontológica SARquavitae

 Mi padre vivía solo y tenía los típicos problemas de un hombre de 85 años: el control de la medicación, alguna descompensación por la falta de una dieta saludable, sus pequeñas depresiones por sentirse solo y optamos por proponerle que fuera a vivir durante un periodo a una residencia . No nos lo habíamos planteado ni nosotros ni él, pero unos amigos muy próximos a la familia nos recomendaron una residencia de SARquavitae, donde su padre también residía. Sin duda, ha sido un paso adelante. Estamos encantados con la mejora que ha significado en su calidad de vida. Su aspecto ha cambiado y nosotros ya no sufrimos por él como antes.

Alfonso y Núria . Hijo y nuera de residente en residencia SARquavitae.