Noticias


La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en el Congreso de Edad y Vida celebrado en Barcelona

EdadyVida

Ana Mato, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad inauguró el IV Congreso Dependencia y Calidad de Vida de la Fundación Edad&Vida orientado a los profesionales y las empresas del sector sociosanitario celebrado en Barcelona. SARquavitae tuvo una presencia destacada en el Congreso con la presentación de diferentes intervenciones como la de su Presidente Higinio Raventós, también presidente de Edad y Vida, la su Consejero delegado-Director general, Jorge Guarner, o la de su Director de técnico asistencial, Josep Pascual. Este congreso, que cumplió su IV edición, giró en torno a la coordinación soociosanitaria con el objetivo de aportar nuevas ideas y experiencias para hacer frente a la crisis de recursos y a los cambios demográficos, que ponen en riesgo la sostenibilidad del Estado de Bienestar.

Además de contar con la presencia de la ministra de Sanidad, Ana Mato; el acto congregó a otras personalidades del ámbito político como Juan Manuel Moreno Bonilla, Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; César Antón Beltrán, Director General del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Boi Ruiz, Conseller de Bienestar Social de la Generalitat de Catalunya; Neus Munté i Fernández, Consellera de Benestar Social i Familia de la Generalitat de Catalunya y Copresidenta del Comité Organizador del Congreso; Xavier Trias i Vidal de Llobatera, Alcalde de Barcelona; Maite Fandos, Teniente de alcalde de Qualitat de Vida, Igualtat i Esports del Ayuntamiento de Barcelona; y Josep Oliva i Santiveri, Diputat Delegat de Benestar Social, Salut Pública i Consum de l’Àrea d’Atenció a les Persones de la Diputación de Barcelona; entre otros.

Uno de los temas clave del congreso fue el abordaje de la cronicidad y la importancia de establecer una colaboración público-privada como respuesta a la demanda creciente de atención sociosanitaria consecuencia del aumento de la esperanza de vida. Higinio Raventós, comentó en relación a este punto que “hay que distinguir entre los diferentes tipos de cronicidad y los distintos abordajes para los mismos, que se pueden hacer integralmente sin ingresar al paciente en un hospital”. El Congreso trato ampliamente también de la coordinación del sector sanitario en el ámbito domiciliario y un abordaje en el propio hogar. En este sentido, se pusieron de manifiesto diferentes modelos que se están desarrollando en otros países y pruebas piloto que están ya en marcha en diferentes regiones de España.

El encaje del sector privado y del papel de la Administración Pública en el ámbito sociosanitario fue el gran debate del encuentro. Los organizadores del mismo defendieron que el sector privado tiene que ser un actor más que puede suplir a la administración si no tiene recursos en la inversión, pero, para ello, se requieren marcos estables, claros y muy transparentes.

Según la ministra, configurar un sistema sociosanitario común es prioritario para garantizar la sostenibilidad del sistema, dado el envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida, por lo que ha insistido en que se trata de un “reto social de importantísima magnitud que no permite mirar hacia otro lado”. Dicho modelo debería fijar los criterios comunes en España sobre qué personas se consideran tributarias del nuevo sistema, qué servicios integran la cartera, qué requisitos básicos y comunes tienen los dispositivos de atención y qué instrumentos de coordinación y sistema de información compartida se implementan.