11-10-17



Publicado el 11 octubre, 2017 - 12:00h

Buenas tardes, hoy abordamos una pregunta muy común cuando recibimos en nuestro centro a personas que han sido intervenidas quirúrgicamente  o bien por alguna patología neurológica.

¿Cuándo voy a poder caminar?

La respuesta dependerá de la zona intervenida así como del tipo de intervención a la que ha sido sometido/a. Una de las intervenciones más frecuentes entre el sector de población de las personas mayores es la fractura de cadera. 

En una primera etapa el objetivo será estabilizar al paciente, la curación de la zona intervenida a través de curas por el personal de enfermería, y no menos importante, prevenir secuelas de la inmovilización como escaras o úlceras por presión, pérdida de masa ósea, pérdida de masa muscular, atrofia, etc. Normalmente esta etapa se extiende hasta que es autorizada la carga (apoyar peso) sobre la extremidad afectada.

La segunda etapa del proceso comienza cuando, el facultativo especialista, da la autorización para la carga, es aquí cuando el trabajo de fisioterapia se intensifica y se comienza a trabajar el objetivo de conseguir la marcha comenzando por espalderas, paralelas, entrenamiento con andador, posteriormente y en función de su estado, uso de muleta y hasta en algunos terminar por eliminar las ayudas técnicas y que la persona camine totalmente independiente.

Conforme evoluciona en su capacidad de caminar y gana estabilidad, simultáneamente trabajará con Terapeuta Ocupacional para que recupere sus capacidades previas como vestirse, alimentarse, peinarse, hacer salidas al exterior, etc.

Como ejemplo ponemos a nuestra encantadora residente con una gran sonrisa tras comenzar a caminar con su andador en tan solo un mes desde la intervención.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos