09/08/2017



Publicado el 11 agosto, 2017 - 08:09h

Habían pasado casi 40 años desde que Diaquino, uno de los residentes de SARquavitae Bóveda no veía el mar. Él, junto a un grupo de compañeros/as y profesionales del centro visitaron el pasado miércoles la ciudad de Vigo, y concretamente la Playa de Samil.

Tras un tiempo organizándolo todo, y con el objetivo de que nada se nos quedara en el tintero, arrancamos la furgoneta rumbo a nuestro destino. La emoción se percibía en el ambiente; los nervios, la agradable tensión de experimentar una sensación nueva… eran alguno de los sentimientos que nos inundaban en aquel momento.

Sobre las 9 de la mañana emprendimos nuestra aventura. Tanto el coche del centro como la furgoneta iban repletos de comida; tortillas, sándwiches, bocadillos, yogures, fruta, zumos… El día parecía que iba a ser largo y no queríamos perder ni un solo instante.

Después de… casi 2 horas, ¡¡¡por fin llegamos a Samil!!!

Lo primero, el olor a mar, el ambiente de paz, tranquilidad etc que se respiraba; por lo que una de las primeras cosas que hicimos fue acomodarnos en una terraza y disfrutar de las vistas que nos ofrecía aquel paisaje. Charlamos, nos reímos, dimos un paseo y después de todo eso, se estaba acercando la hora de comer.

Bajo unos robustos árboles, asentamos nuestro particular “campamento”. Allí compartimos un exquisito picnic en el que más que hambre, podíamos ver reflejado en los ojos de nuestros/as compañeros/as las ganas que teníamos de pisar la arena y refrescarnos en el mar.

¡Al fin llegó el momento! El Servicio de Sillas Accesible del Concello de Vigo (al que aprovechamos para agradecer especialmente su colaboración), estaba allí para ayudarnos. Gracias a ellos, todos los residentes que así lo decidieron, pudieron darse un agradable baño. El agua estaba muy fría, pero las ganas que teníamos de chapotear estaban muy por encima de este pequeño condicionante.

Así pasamos la tarde hasta que finalmente, nos acercamos a la furgoneta para merendar. Después de eso, recogimos todo, nos acomodamos y emprendimos nuestro viaje de vuelta…

La experiencia ha sido increíble. Sin duda, en dos semanas, repetiremos el plan!

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos