8 de Agosto de 2016



Publicado el 08 agosto, 2016 - 08:43h

La terapia con infrarrojos, incluida dentro de las técnicas de termoterapia, es una de las técnicas más utilizadas dentro de la fisioterapia geriátrica. Consiste en la aplicación de calor con fines terapéuticos  sobre el organismo. Su uso permite el tratamiento de diversas patologías, tales como:

–          Osteoartritis

–          Cervicalgias

–          Lumbalgias

–          Contracturas

–          Cicatríces adheridas

–          Rigidez a causa de inmovilizaciones prolongadas

–          Afecciones reumáticas que no estén en procesos agudos

–          Dolores musculares

 

Entre sus principales efectos  encontraríamos:

–          Efecto antiinflamatorio

–          Aumento del metabolismo

–          Anticontracturante

–          Alivio del dolor

–          Sedación y relajación generalizada

Por estos por motivos es una de las técnicas más demandada por los residentes en SARquavitae El Serrallo.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos