12/06/2017



Publicado el 12 junio, 2017 - 14:41h

Algunos aspectos de nuestra salud están en nuestros genes o en cómo nuestras madres se comportaron durante el embarazo, estos factores se escapan de nuestras manos.

Pero esto no puede ser una excusa para quedarnos de brazos cruzados. Existen muchos factores en nuestro estilo de vida –sí, entre ellos el ejercicio y la dieta- que pueden tener un impacto en nuestra capacidad para vivir una vida larga y sana.

Desde el Servicio de Teleasistencia de Geriatros – SARquavitae os dejamos algunos consejos a tomar en cuenta si nuestra meta es estar en este planeta el mayor tiempo posible y disfrutando al máximo.

Benefíciate del ejercicio, la presión del día a día te puede dejar con la sensación de que no hay mucho tiempo para el ejercicio. Pero vale la pena tomar en consideración que, dejando de lado la pérdida de peso, es mucho lo que se puede ganar con el ejercicio, y puede significar una gran diferencia entre estar sano y no.

No te olvides de tu salud ósea, empezamos a perder densidad ósea a partir de los 35 años, lo cual es un proceso normal del envejecimiento. Factores del estilo de vida, como tener una dieta rica en calcio y hacer ejercicio con frecuencia puede mantener los huesos sanos y minimizar el riesgo de fracturas.

Ya sabemos que la amistad es importante para la felicidad, pero recientemente se descubrió que los amigos también nos pueden ayudar a vivir más, por esto debes mantenerte socialmente activo.

Evita la ingesta de comidas basura, obviar ciertas comidas y bebidas puede ayudar a prolongar la vida. Ingerir demasiados alimentos de alto contenido calórico como los dulces o la grasa puede llevar a aumentar de peso y la obesidad.

Aún no podemos predecir el futuro, ni cuánto tiempo vamos a vivir, pero sí podemos hacer que nuestra estancia en la vida sea lo más larga y con la mayor calidad posible si tenemos en cuenta estos consejos.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos