23/12/2014



Publicado el 25 diciembre, 2014 - 18:48h

 

Una semana más, os presentamos la receta elaborada  por del Taller de Repostería que llevan a cabo los resientes de la Unidad de Discapacidad de Villa Sacramento.Esta semana, han elaborado un dulce tradicional de Navidad, las galletas de jengibre y canela,  con multitud de formas para crear un ambiente más navideño…

Como curiosidad de la tradición, podemos destacar que su origen se remonta a la reina Isabel I de Inglaterra, que regalaba galletas de jengibre con forma de hombre.

Adjuntamos la receta, para todos aquellos que se quieran animar !!!

Ingredientes:

  • 260 gr de harina
  • 150 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 5 gramos de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 huevo
  • sal
  • Para decorar (opcional):
  • 1 clara de huevo
  • 100 gr azúcar glas
  • zumo de medio limón
  • chocolate de cobertura
  • colorante alimentario

Elaboración de la receta de Galletas de jengibre y canela para Navidad:

En un bol mezcla la harina tamizada, el azúcar moreno, el bicarbonato, la canela, el jengibre y una pizca de sal. Bate el huevo y añádelo a la mezcla. Después, agrega la mantequilla a punto de pomada y mezcla hasta tener una masa homogénea.

Extiende un poco de harina en una superficie lisa y coloca la masa encima. Estírala con un rodillo hasta tener medio centímetro de espesor.

Corta la masa con moldes con motivos navideños y colócalos sobre una bandeja forrada con papel de horno. Introduce en el horno precalentado a 180ºC durante 15-20 minutos, hasta que estén doradas. Retíralas del horno y deja enfriar antes de servir.

Si quieres decorar las galletas, bate la clara a punto de nieve y añade poco a poco el azúcar glas y unas gotas de zumo de limón. Añade colorante alimentario (opcional).

Funde el chocolate en una cazuela a fuego lento removiendo constantemente.

Cuando las galletas estén frías, decora con el chocolate y el glaseado.

Consejo:

Las galletas salen blandas del horno, pero cuando se enfrían, quedan crujientes. Por eso conviene colocarlas sobre una rejilla para que se enfríen por completo.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos