1 de Junio



Publicado el 01 junio, 2017 - 16:55h

Soy Carmen Silgado, natural de Alburquerque, un pueblecito de la sierra de Badajoz. Nací en el año 1932 un 21 de agosto, por eso mi horóscopo es leo.

Recuerdo la primera vez que asistí a clase, era muy pequeña, y vi como unas señoras rompían y quemaban libros. Ese momento me impactó mucho, ya que de familia me venía la admiración por los libros.

Quise ser médico, pero me fue imposible pues tuve que quitarme de la escuela. Pero después, también aprendí el arte de la costura, ya que mi madre me enseñó a trabajarla.

Cómo ha cambiado la vida…para bien me refiero, gran invento el del grifo. Aún recuerdo cuando en mi pueblo no había agua corriente e íbamos con dos cántaros a las fuentes a por agua fresca.

¿Cómo conocí a mi gran amor? Le conocía de toda la vida, era amigo de mi hermano el mayor. Pero si os soy sincera, lo primero que me gustó de él fue su nombre, Francisco Javier. Poco a poco me dejó de ver como la hermana pequeña que era de su amigo, y comenzamos a ser amigos especiales. Fue un hombre muy correcto, y le pidió permiso a mi madre para poder casarnos. Pronto nos casamos, ya que debíamos de emigrar a Francia por motivos de trabajo de mi marido.

Aprendí rápido hablar francés. Lo hice porque me parecía un idioma muy bonito y porque lo necesitaba para poder relacionarme, y sentirme como en España. Alrededor del año conseguí hablarlo a la perfección, pero comencé a sentir nostalgia por mi tierra… Jamás iba a sentirme como en casa a pesar de los tiempos que corrían (años de guerra).

Los acontecimientos más importantes de mi vida son el nacimiento de mi hija, y cuando volvimos a España a los tres años de edad de mi niña.

Me encanta recibir la visita de mi hija y mis nietas, a las que aprovecho para mandarles muchos besitos.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos