10/11/16



Publicado el 10 noviembre, 2016 - 18:33h

Por segunda vez, el residente Andrés vuelve a escribir un articulo en el periódico digital La Voz de Cádiz, os dejamos sus bonitas palabras.

Muchísimas gracias Andrés de todo el personal de Monte Alto por tan bonitas palabras.

Te queremos!!!

 

Me llamo Andrés y ya hace 7 años y medio que estoy en Sarquavitae Monte Alto. He hecho muy buenos amigos que, por desgracia, ya se han ido como Mercedes Marín, Joaquín Amaya, Juanito Alcedo, Aquilino Borrego y Carmen Peña. Me quedan otros muchos en vida.

Me gustaría hablar un poco de sus trabajadores que verdaderamente son únicos.

Auxiliares

Desde las 7 hasta las 10.30 horas de la mañana, están levantando, aseando, vistiendo y llevando al comedor a los que no se valen por sí mismos. Sirven el desayuno, hacen las camas, ponen al que lo necesita al servicio, preparan el comedor para la comida, la sirven y a las 14 horas terminan. Lo más importante es con la sonrisa y el cariño que nos dan.

Limpiadoras

Toda la jornada tirando del carrito de la limpieza y nos enfadamos cuando nos dicen “eso está mojado, coge por el lado que está seco”, son estupendas.

Lavandería

Pensad lo que significa el recoger la ropa sucia de 110 personas, lavarlas, secarlas, plancharlas y repartirlas cada una en su ropero. Pues también protestamos “me falta una camisa o un calcetín”.

Peluquería

Patri es un caso, te mete la máquina por atrás y la saca por delante. Entonces te pregunta ¿cómo te pelo? Es única.

Recepción

Son la amabilidad y simpatía juntas. Además de tener la paciencia del Santo Job, por soportarnos dándoles la tabarra en todo momento y a todas horas.

El monitor de tiempo libre

Lucas sirve para todo, lo mismo te arregla un roto que un descosío.

Mantenimiento

Javier, a cargo de toda la residencia y quiere quedar bien con todo el mundo, y a veces lo consigue.

Administrativa

Raquel con sus papeles en su despacho. Muy profesional.

Médico, coordinadora y enfermeras

Competentes 100%. Las enfermeras no paran, hay que plantearse si deben desplazarse con patinetes.

Cocina

A Rosa y sus ayudantes, mejorándose poco a poco, que se agradece ¡¡Cuidad de mi barriguita que tanto me cuesta mantenerla!!!

Las fisios, la terapueta y la psicóloga

Sois únicas. Labores que tanto bien nos hace, sobre todo cuando se tiene la moral por los suelos.

Y por último, la trabajadora social que tanto nos ayuda pero lo más importante, que tenemos una directora no de despacho, sino de contacto con los residentes.

A todos os doy las gracias de corazón, por cómo me cuidáis y me mimáis. Os quiero

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos