22 de Septiembre



Publicado el 22 septiembre, 2016 - 12:02h

Desde SARquavitae Micaela Aramburu, nos hacemos eco de esta noticia con la idea de resaltar la importancia de la parte emocional y social en este síndrome.

La enfermedad de Alzheimer es, hasta el día de hoy,  incurable. Sin embargo, existen avances que logran hacerla más llevadera. Buen ejemplo son las terapias no farmacológicas: «La estimulación cognitiva, el ejercicio físico o la música pueden ayudar a estos enfermos», explica Javier Olazarán, neurólogo e investigador del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía – Fundación CIEN, participante en el I Simposio Internacional «Avances en la Investigación Sociosanitaria en la Enfermedad de Alzheimer», celebrado en Salamanca.

Aunque resulte extraño, la música «muy seleccionada» resulta una terapia «prometedora» para este investigador, que explica su aplicación «en grupo, personalizada e incluso interpretada por los propios pacientes». Las caricias o masajes en las manos también son útiles, sobre todo en aquellos donde la enfermedad «está muy avanzada y chillan o se revuelven». Olazarán cuenta cómo han percibido que la agitación de estos enfermos «disminuye» al gozar de ese contacto.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos