5 DE DIECIEMBRE



Publicado el 05 diciembre, 2016 - 13:58h

La Animación Sociocultural se ha consolidado como una metodología de la intervención socioeducativa. Se trata de acciones de práctica social dirigidas a animar, dar vida, poner en relación a los individuos y a la sociedad en general, mediante la utilización de instrumentos que potencien el esfuerzo y la participación social y cultural.

En la Edad adulta, la animación, aún adaptándose a las características e intereses de esta etapa de la vida, ha de recuperar el carácter lúdico y creativo. A su vez, tiene que servir de estímulo para la reflexión, la crítica, la toma de conciencia, el compromiso cultural y la participación activa.

En las Personas mayores, la animación se dirige a abrir posibilidades de actividad y desarrollo de proyectos vitales desde la actividad, el encuentro comunitario y el disfrute de esta etapa vital atendiendo a sus propias características y necesidades.

En esta etapa madura, con la animación, se consiguen potenciar diferentes aspectos como son:

– Vivir el ocio de manera creativa.

-Recuperar la memoria colectiva y la propia identidad.

-Mantener relaciones con la actualidad comunitaria mediante la participación activa.

-Mantener habilidades intelectuales y autonomía personal.

-Desarrollar capacidades creativas.

-Desarrollar relaciones sociales.

-Romper ciclos de aislamiento social.

-Disfrutar del encuentro cultural

Todos estos aspectos, son imprescindibles para llevar una vida plena y sentirse parte de ella.

Algunas veces únicamente, damos importancia a las enfermedades de carácter físico, descuidando así, nuestra mente y alma.

La importancia de estar bien a nivel emocional, es fundamental para poder sobrellevar todos los obstáculos que podamos encontrarnos en el camino, nuestra vida.

¡¡¡Mens sana in corpore sano!!!

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos