15/12/2016



Publicado el 15 diciembre, 2016 - 13:54h

La fisioterapia en geriatría es el conjunto de técnicas de fisioterapia encaminadas a prevenir y tratar lesiones o patologías propias del envejecimiento. Los cambios físicos relacionados con la edad, pueden conducir a una limitación para realizar las actividades de la vida diaria, sin embargo, el proceso normal de envejecimiento no tiene por qué dar lugar a dolor o disminución de la movilidad física. El fisioterapeuta puede ser una fuente de información para comprender los cambios producidos por el envejecimiento y ayudar a recuperar las capacidades perdidas, o para desarrollar otras nuevas.

El aumento de las expectativas de vida hace que este tipo de pacientes sean cada vez más numerosos, por lo que las intervenciones de la fisioterapia son cada vez más específicas, facilitando la consecución y mejora de las actitudes funcionales, psicomotrices e incluso psicológicas de los mayores.

Los objetivos principales de la fisioterapia en geriatría son:

  • Reducir el dolor
  • Mejorar la sensibilidad y la propiocepción de las articulaciones
  • Mejorar el estado físico general a través de programas de ejercicio
  • Evitar caídas
  • Reeducación de la marcha
  • Aumentar, recuperar o mantener el rango de movimiento, la fuerza muscular, flexibilidad, coordinación, equilibrio y resistencia
  • Educar y ofrecer recomendaciones a la familia

Algunas de las enfermedades más comunes relacionadas con el envejecimiento que se benefician del tratamiento de fisioterapia son los procesos reumatológicos, enfermedad vascular cerebral, enfermedad de Parkinson, amputaciones, incontinencia, enfermedades cardíacas y pulmonares, Alzheimer y otros tipos de demencia, desórdenes de la coordinación y del equilibrio y fracturas.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos