11 de Mayo de 2017



Publicado el 14 mayo, 2017 - 11:03h

El pasado 11 de Mayo se celebraron las “I Jornadas de Ética al final de la vida”, organizadas por el EAPS de Granada y donde tuvimos la oportunidad de coincidir miembros del EAPS de Córdoba y de Sevilla.

En ellas, se puso en valor la importancia de la ética al final de la vida, a través de una conferencia inaugural a cargo de Pablo Simón Lorda, un referente de bioética en Andalucía, con el título “El mundo de los valores en la enfermedad avanzada”. Pablo destacó entre otras muchas cosas, la necesidad, de que el profesional de la salud (independientemente de la especialidad), disponga/adquiera/aprenda unas habilidades mínimas (empatía, cercanía, escucha activa,…), de manera que pueda dar el soporte y el acompañamiento que necesita una persona y su familia al final de vida, además de resaltar el papel de la formación específica en este tema.

Dos mesas redondas (“El arte de deliberar. Toma de decisiones en equipos multidisciplinares” y “Ética en procesos de enfermedades crónicas”), junto con el Testimonio de una cuidadora, completaron estas jornadas.

Se destacó la necesidad de tener registradas nuestras Voluntades Vitales Anticipadas (VVA) y la Planificación Anticipada de decisiones (PAD) como formas de garantizar el cumplimiento de los deseos del/la paciente desde sus valores y su propio sentido de dignidad.

El común denominador que todos los ponentes apuntaron, es el de reclamar una atención integral e interdisciplinar al final de vida,  por profesionales formados y capacitados, para conseguir la excelencia en el cuidado. Presencia, saber estar, comunicación, formación…. Fueron palabras emergentes a lo largo de todas las jornadas.

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos