23/06/2016



Publicado el 27 junio, 2016 - 12:27h

Desde hace mucho tiempo en San Lázaro nos rondaba en la cabeza la idea de hacer un huerto pero no uno cualquiera, el nuestro debía de cumplir una premisa fundamental, que se pudiera trabajar en él de pie y evitar de este modo el agacharse y el riesgo de caídas. Con esta condición nos dispusimos a buscar un diseño que nos gustase y nos encajase en lo que buscábamos.

1ª Fase: Construir un huerto adaptado.

Después de una semana ya teníamos lo que queríamos y nos pusimos manos a la obra. Le pasamos el diseño a nuestro compañero de mantenimiento Álvaro que no sólo construyó la estructura sino que además la mejoró poniéndole unas ruedas que nos permitiría poder moverlo por el jardín. Era nuestro turno, había que hacer que esa estructura de palés se convirtiese en uno bonito huerto. Durante 2 días lijamos sin parar quitando astillas y pintura antigua de la madera. Una vez finalizada la fase de lijado comenzamos la de pintura  en la que empleamos casi una semana. Brocha para la derecha y brocha para la izquierda hasta conseguir un blanco uniforme en todas las esquinas y lados. Recubrimos las tablas donde echaríamos la tierra con un plástico y “voilá”, ¡ya lo teníamos!

2ª Fase: Sembrar y plantar.

Aproximadamente 1 tonelada de tierra previamente abonada fue lo que hizo falta para rellenar el hueco de nuestro huerto urbano. Cuando se hubo llenado, con mucha paciencia fuimos recorriendo cada palmo para retirar piedras y pequeñas raíces que venían entre mezcladas. Con la impaciencia propia de quien tiene un proyecto y quiere verlo acabado nos adentramos en el trabajo final, ¡por fin íbamos a plantar! Nos fuimos de paseo a un bazar que hay al lado de la residencia y compramos allí todo lo necesario para que nuestro huerto cobrase vida y colorido. Ese misma tarde con la ayuda de una pequeña pala plantamos lechugas de 4 tipos, remolacha, tomates, acelgas, puerros, repollo, lombarda, orégano y albahaca y sembramos rabanitos y zanahorias.

Ha sido un trabajo duro pero residentes y trabajadores estamos muy orgullosos del resultado.

¡Esperamos la cosecha con impaciencia!

 

 

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos