23 Junio 2016



Publicado el 23 junio, 2016 - 11:31h

El año pasado compartimos con todos vosotros la celebración de la noche de Sant Joan en el Pirineo catalán y como viven esta noche mágica con su “baixada de falles”. En esta nueva edición queremos dar un repaso rápido por algunos de los puntos de la geografía española que celebra, bien de noche o bien de día, de una forma especial, San Juan. ¿Empezamos?

Hacemos nuestra primera parada en Andalucía y en concreto nos vamos hasta la provincia de Cádiz donde en algunas ciudades se queman muñecos de trapo llamados Juanillos. Se tiran fuegos artificiales y se montan verbenas durante parte de la noche. En Isla Cristina (Huelva) y otros puntos del litoral onubense se celebra esta fiesta con el nombre más común de hogueras de San Juan. En Málaga encontramos una fiesta muy popular que se celebra con moragas y hogueras en la playa durante toda la noche. Se ha convertido en una tradición bañarse o por lo menos mojarse los ojos cuando dan las 0horas, esperando levantarse más guapos y guapas al día siguiente.

De aquí pasamos a la comunidad vecina, Extremadura, donde en la comarca de Olivenza (Badajoz) se celebran los denominados Mastros o los Juanes o Juanitos. La noche de San Juan se queman en la hoguera estos mastros (muñecos hechos a base de paja, trapos o papel). Y en Coria (Cáceres) celebran los sanjuanes, declaradas fiestas de interés turístico nacional en 1976, con suelta de toros por las calles.

Subiendo hacia el norte de la península tenemos que hacer una pausa en la comunidad castellana leonesa donde han sido además las fiestas de San Juan o de la Madre de Dios de Soria declaradas de Interés Turístico Internacional.

Y ya al límite con el Atlántico, en Asturias esta noche recibe el nombre tradicional de “Nueche de San Xuan” y en ella se queman “les fogueres”. La más famosa de ellas es la de Mieres que arde en la Plaza del Ayuntamiento. Encontramos también con renombre la de Langreo, celebrada en el distrito de Sama y donde la hoguera se instala en medio del río Nalón. Todas ellas están amenizadas por grupos musicales y cuentan con fuegos artificiales y las típicas “espichas” asturianas con el consumo de sidra.

Y ahora, en barco o en avión, como diría la canción…nos vamos, pero hasta Menorca! Allí encontramos una tradición que se celebra desde el S. XIV en Ciutadella y con otras fiestas similares que tienen lugar durante el verano en el resto de municipios de la isla. El principal protagonista es el caballo. Los jinetes o caixers vestidos de blanco y negro, van sobre sus caballos por las calles del pueblo, hasta que una vez recogidos todos y después de la misa, se celebra el tradicional jaleo, en el que entran los caixers a la plaza del pueblo y pasan entre la multitud demostrando sus habilidades y haciendo saltar a los caballos al ritmo de las típicas canciones de estas fiestas, especialmente una jota muy conocida en la región que se interpreta por una banda de música local. El alborotado de los participantes hace saltar a los équidos como símbolo de poderío y nobleza.

De una forma u otra, de noche o de día según la tradición cultural, disfruta de la noche más corta del año, peor sobretodo vívela con precaución. ¡Feliz San Juan, Sant Joan, San Xuan!

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos