09/12/2016



Publicado el 09 diciembre, 2016 - 12:07h

Cualquier capacidad humana se caracteriza, entre otras cosas, por poder ser mejorada a través de la experiencia y la práctica. La Estimulación Cognitiva se define como el conjunto de técnicas y estrategias que pretenden optimizar la eficacia del funcionamiento de las distintas capacidades y funciones cognitivas (percepción, atención, razonamiento, abstracción, memoria, lenguaje, procesos de orientación y praxias) mediante una serie de situaciones y actividades concretas que se articulan y estructuran en lo que se denominan “Programas de Estimulación Cognitiva”.

La Estimulación Cognitiva puede ser aplicada a cualquier individuo, puesto que cualquiera de nosotros podemos mejorar nuestras capacidades para ser más hábiles y diestros. En estos casos, los objetivos de este tipo de intervención son:

a) desarrollar las capacidades mentales;

b) mejorar y optimizar su funcionamiento.

Por todo ello desde el servicio de Teleasistencia hoy queremos proponeros algunos ejercicios prácticos para que todos podamos poner en práctica un trocito de esta Estimulación Cognitiva, tan importante en todos los procesos de dependencia.

  • Recuerde alguna anécdota de la infancia: escriba qué ocurrió, dónde, cuándo y qué personas había.
  • Lea una noticia positiva del periódico o de una revista y escriba un resumen.
  • Escriba un pequeño resumen de las cosas que hizo ayer. Para hacerlo, piense qué día de la semana era y qué suele hacer ese día de la semana.
  • Escriba desde 29 hacia arriba de 2 en 2 hasta el 107: 29 – 31 – 33 -…

 

Recuerde: “Todo lo que se ejercita: se mejora; todo lo que no se ejercita: se pierde”.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos