11/07/2016



Publicado el 13 julio, 2016 - 10:50h

DETECCIÓN PRECOZ DE LOS TRASTORNOS DE ASIEDAD Y DEPRESIÓN EN PERSONAS DE LA TERCERA EDAD.

Teniendo en cuenta que los trastornos de ansiedad y depresión tienen graves consecuencias para la salud en general, dado que comportan peor calidad de vida (tanto para el paciente como para la familia), conviene invertir esfuerzos en la consulta para detectarlos.

A nivel diagnóstico, se propone utilizar dos métodos eficaces para detectar la presencia o no de dichos trastornos.

  1. Entrevista clínica: Es el instrumento más útil que dispone el profesional sanitario para entender y atender las dolencias de los pacientes. Conviene empezar por una pregunta abierta, clarificar el motivo de consulta, mirar al paciente a la cara, estar alerta a sutiles claves de malestar psicológico, preguntando directamente sobre éste, etc. Todas ellas son pautas de una adecuada entrevista que facilitan la detección. Además, el entrevistador debe estar atento al lenguaje no verbal (expresión facial, corporal, etc.).
  2. Instrumentos estandarizados: Son instrumentos psicométricos que tienen buena aplicabilidad bien como guía de la entrevista clínica –con objeto de facilitar la detección y orientación diagnóstica de los trastornos de ansiedad y depresión) o como elemento de soporte no substitutivo a la entrevista.Como la mayoría de escalas psicométricas, son elementos de soporte al diagnóstico. Es decir, facilitan la detección de casos y la orientación diagnóstica, pero no son suficientes para sustituir al clínico en la elaboración de un diagnóstico.
  3. Desde Atención Primaria se propone la utilización de la Escala de Ansiedad y Depresión de Goldberg (EADG), ya que es un instrumento de aplicación sencilla y breve que ostenta de un alto poder discriminativo entre ansiedad y depresión, además de que posibilita su aplicación como guía de la entrevista clínica.

PAUTAS DE ACTUACIÓN ANTE LA SINTOMATOLOGÍA ANSIOSA Y DEPRESIVA.

Ante la presencia demostrada de sintomatología ansiosa y depresiva mediante la entrevista y el EADG, se decide realizar una serie de recomendaciones específicas dirigidas tanto al paciente como a la acompañante.

En lo referido a la depresión se les tranquiliza informándoles que la depresión es algo muy frecuente en la población de la tercera edad y existen tratamientos eficaces en la actualidad.

En relación a las crisis frecuentes de pánico conviene recordar que:

  • La ansiedad produce muchas veces síntomas físicos alarmantes como dolores en el pecho, mareos o falta de la respiración. Dichos síntomas no son signos de ninguna otra enfermedad, por lo que se recomienda detectarlos.
  • La ansiedad mental y la física se complementan y se refuerzan mutuamente. Concentrarse en los problemas físicos no hará otra cosa que aumentar el miedo.
  • No hay que retirarse o evitar situaciones en las que hayan tenido lugar estos ataques, dado que esto solamente hará reforzar la ansiedad.

 

BIBLIOGRAFÍA DE SOPORTE

Brotons, C., Ciurana, R., Iglesias, M. (2003). Manual de prevención en atención primaria. Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS). Barcelona: Sociedad Española de Medicina Familiar Y Comunitaria (SemFYC).

 

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos