19-12-2016



Publicado el 19 diciembre, 2016 - 17:51h

En estas semanas, nos gustaría hacer una serie de reflexiones sobre la figura del cuidador tanto formal, es decir, la persona profesional que se dedica al cuidado de una persona dependiente y el/la cuidadora informal, que es la persona que cuida de su familiar. En ocasiones estas ultimas se ven en estas circunstancias sin formación, ni preparación para acometer una tarea de tal envergadura. Pero no por ello, deben de pensar que están solos, puesto que para cuidar bien, hay que encontrarse bien, y aprender a combatir muchos de los pensamiento erróneos que nos acompañan y hacen que perdamos eficacia.

A modo de adelanto, os dejamos algunas pautas imprescindible para el auto cuidado:

– Conseguir información sobre la enfermedad que padece nuestro familiar.

– Compartir, comunicar sentimientos con otra personas que estén en una situación similar.

– Cuidar la propia salud.

Es importante tomar en consideración, la base que que tan importante es cuidar a la persona dependiente como al cuidador, no es incompatible, ni hay que sentirse culpable por ello.

Mas adelante os dejaremos mas artículos relacionados con el CUIDADO AL CUIDADOR.

¡¡HASTA PRONTO!!.

FELIZ LUNES.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos