15/09/2016



Publicado el 15 septiembre, 2016 - 07:20h

Comienza septiembre y con él se retoman los propósitos abandonados desde hace tiempo y que cobran más importancia después de los excesos del verano. Hablamos de las inscripciones a los gimnasios. Es muy importante conocer qué tipo de actividades podemos realizar y cuales se ajustan más a nuestras necesidades.
En esta entrada lo que pretendemos es concienciar a aquellas personas que desean iniciar algún tipo de actividad física pero que presentan alguna alteración o patología músculo-esquelética. Si usted es uno de ellos, lo primero que debe hacer es preguntar al médico o fisioterapeuta el tipo de ejercicio que puede realizar y lo más importante, que tipo de actividades o movimientos estarían contraindicados o prohibidos. Una vez tendiendo conocimiento de esto, se debe informar al personal que trabaja en dichas instalaciones para que tenga en cuenta sus necesidades y les puedan personalizar la actividad. En muchos casos habrá determinados ejercicios que no pueda realizar desde el primer momento por lo que toma gran importancia la necesidad de que los profesionales que van a trabajar con usted sean conocedores de su situación para, de esta forma, poder obtener el beneficio de la práctica de ejercicio físico sin comprometer las estructuras ya dañadas o evitar compensaciones que a la larga provocarán mayor problema.
Es muy importante tener en cuenta que debemos acudir a instalaciones que nos garanticen la presencia de personal cualificado que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos sin comprometer nuestra salud.
Esperamos que os haya servido de ayuda! Y a disfrutar de la práctica de ejercicio físico…con sentido común!

 

Gimnasio

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos