Publicado el 15 agosto, 2016 - 17:47h

Es poco lo que llevo con ustedes en comparación de quizás lo mucho que lleváis algunos de ustedes por aquí pero es curioso que cada uno me dejáis vuestra huella de alguna manera u otra. Sois tan sabios, tan inteligentes, tan buenos, tenéis tanto que contar que a veces por mi trabajo no puedo escucharos y no sabéis lo mucho que lo lamento. Estáis tan llenos de vida por dentro aunque por fuera representéis que no o que necesitáis ayuda.

Hay días que sólo por ustedes me siento útil en este mundo, sólo por encenderos el móvil ya tenéis palabras preciosas que nadie me dice durante el día como: que linda eres, que lista, que sonrisa tan bonita, gracias por ayudarme tanto, eres la mejor…y mi esfuerzo ha sido sólo darle a un botón, daros el parchís, pasaros una llamada o atenderos cuando os encontráis mal.

Qué pena que esta generación se pierda poco a poco, no sólo sois mi trabajo, sois mi ilusión y mis ganas de seguir siendo como soy, me recordáis que soy buena persona cuando el mundo quizás en un mal día me recuerda sólo los fallos que tengo como humana que soy.

También me regañáis y me dais lecciones cada día, pero es con tantísimo cariño que no lo puedo tener en cuenta. Si alguna vez esta relación de “recepcionista-cliente” acaba por cuestiones profesionales me gustaría que sepáis ustedes y el mundo, que sois lo mejor que me ha pasado en la vida y lo mejor que me pasará.

Gracias a cada uno de ustedes: los que están, los que os fuisteis y los que vendrán. Por desgracia la vida se llevó pronto a mis abuelos pero que cierto es que todo viene recompensado, Dios me regaló a cambio 108 apartamentos para llenarnos de personas maravillosas como ustedes.

Desde aquí, agradecer a todos los que hacéis posible que pueda disfrutar tanto de este trabajo y confiar en mí para ello.

Siempre os llevaré en mi corazón.

Att: Vanessa Fontanilla Delgado. Recepcionista en Adorea Sevilla

IMG-20160718-WA005

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos