13/02/2015



Publicado el 06 febrero, 2015 - 16:06h

Tras la celebración de los Caldereros, los residentes de  SARquavitae Villa Sacramento se encuentran inmersos en la  preparación del disfraz de este año, “La Tuna”.

Asimismo, gracias a la colaboración de Donostia Kultura ,el centro contara con la visita del Dios Momo y su sequito, que sin duda amenizara de manera especial la jornada de Carnaval.

El Dios Momo de este año 2015 es Oliber Nestar Olmos (Comparsa Eureka) y estará acompañada de su séquito: Miriam López Nascimento, Naiara Domínguez Paz y Elisabeth Garzo Álvarez. Los cuatro son miembros de la Comparsa Eureka. Durante 5 días ostentará el Bastón de Mando de la Ciudad dictando los bandos municipales necesarios para que la ciudad viva intensamente el Carnaval.

Para ello, animamos a todos aquellos  familiares  a participar en la festividad del Carnaval en Villa Sacramento el próximo 13 de Febrero a partir de las 11 horas.

 

Las primeras referencias al Carnaval de San Sebastián son de 1814. En aquella época se formaba con grupos de estudiantes, amigos y gremios de artesanos y contaba con melodías y letras propias compuestas por Sarriegui y Etxagarai entre otros

En 1882 el carnaval inició una nueva andadura con cambios significativos en su organización. Sin embargo, no es hasta 1900 cuando esta fiesta comienza a dejar dejó un recuerdo imborrable por su espectacularidad, siendo incluso comparados con los Carnavales de Venecia. En este mismo año Raimundo Sarriegi compuso dos obras para el Carnaval: “Mariscos en tierra” y “Lamentos de un chipirón”.

La fiesta continuó con altibajos hasta que en 1924 se decretó la prohibición del juego, se suprimió la tolerancia existente para la celebración del Carnaval en las calles y se restringió a fiestas de carácter privado.

En 1978 el Centro de Atracción y Turismo comenzó a recuperar la tradición del carnaval, contando para ello con la ayuda de sociedades populares y grupos de tiempo libre. Desde entonces, el dios Momo es el principal personaje y su llegada despierta el júbilo de miles de personas que bailan al ritmo de charangas y comparsas.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos