14/07/2016



Publicado el 14 julio, 2016 - 15:20h

Continuando con el ciclo “Aprendiendo a relajarse”, este mes de julio lo hemos dedicado a repasar y practicar cada uno de los pasos necesarios para llevar a cabo una buena respiración diafragmática, que es un pilar básico para que el ejercicio de relajación sea efectivo. Para ello, hemos recordado qué es el diafragma y lo hemos localizado en nuestro propio cuerpo, haciendo hincapié, y probando en nosotros mismos, la diferencia entre la respiración abdominal de la torácica y clavicular. Utilizar este tipo de técnicas tan sencillas antes situaciones estresantes disminuye nuestro nivel de ansiedad,  pero la consecución de un estado de máxima relajación ante un estresor, es fruto de muchas sesiones de entrenamiento, por lo que nos vemos en la próxima!

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos