21/09/2016



Publicado el 23 septiembre, 2016 - 16:21h

El miércoles fue el “Día de la Peregrinación”. 55 personas entre residentes, familiares y trabajadores nos desplazamos hasta la Catedral para atravesar la Puerta Santa, asistir a la Misa del Peregrino y poder disfrutar del vuelo del Botafumeiro.

La mañana comenzó a las 10:00 cuando ya mucho de los residentes aguardaban nerviosos que subiéramos al autobús en el jardín. Los primeros familiares ya habían llegado también y una neblina parecía que quería acompañarnos en nuestra particular peregrinación. Una vez ya todo el mundo acomodado en su asiento nos dirigimos a la Praza do Obradoiro donde esperaban algunos familiares que nos salieron directamente allí. Fotos de rigor en el Obradoiro y en marcha hacia la Praza da Quintana pasando por Rúa Fonseca, Praza das Praterías y Rúa da Conga.

Había llegado el momento, nos disponíamos a atravesar la Puerta Santa de la Catedral que únicamente se abre en años xacobeos y que este año tiene un permiso especial por ser el Año de la Misericordia. Esta puerta no se volverá a abrir hasta dentro de 5 años, en el 2021. El personal de seguridad de la Catedral nos facilitó el paso con una rampa para que las personas con movilidad reducida también pudieran cruzarla.

Ya dentro del templo nos pudimos colocar en un sitio privilegiado para asistir a la Misa del Peregrino en la que el sacerdote que oficiaba el acto tuvo la amabilidad de nombrarnos y darnos la bienvenida.

Al final del culto pudimos disfrutar de una los símbolos más reconocidas de Santiago de Compostela: el Botafumeiro. Final perfecto para un día que recordaremos siempre.

Gracias a todos los familiares que asistieron porque con su colaboración casi 30 residentes y usuarios de CD pudieron acudir a la Catedral.

 

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos