20/07/2016



Publicado el 20 julio, 2016 - 12:20h

Los trastornos de la marcha son un problema frecuente en las personas mayores, siendo una de las múltiples causas que provocan limitación en las actividades de la vida diaria (AVD).

La preservación de la marcha es uno de los requisitos más importantes para mantener una adecuada funcionalidad.

Al considerar los cambios del equilibrio y de la marcha que ocurren en las personas mayores, debe diferenciarse entre los cambios propios de la edad y los cambios que aparecen en relación con enfermedades asociadas con la edad avanzada.

Es relativamente frecuente que personas mayores que presentan dificultad para caminar refieran tener dolor en los miembros inferiores. En estos casos es importante determinar si el dolor y la debilidad comparten la misma causa, o si el dolor es de origen musculoesquelético.

El examen de la marcha incluye la observación del paciente de pie y caminando, la respuesta a una serie de maniobras y la valoración específica de los sistemas muscular, sensorial y articular.

Actualmente existen un grupo de ayudas biomecánicas, compensatorias de sostén y de apoyo para ayudar a realizar la marcha, como es el caso de los bastones, andadores, trípodes, muletas y cualquier otro dispositivo que disminuya la carga de peso sobre los miembros inferiores y facilite el movimiento.

La aplicación de la escala de Tinetti  permite una valoración del equilibrio y de la marcha, siendo esta aplicada en nuestro centro con el objetivo de personalizar el tratamiento y obtener mejores resultados:

  • Mejorar la fuerza muscular en miembros inferiores.
  • Aumentar la estabilidad funcional y el equilibrio.
  • Facilitar el aprendizaje de los patrones de movimiento normal.
  • Mejorar el control de la postura y el movimiento.
  • Lograr buen control de tronco y de desplazamiento de peso.

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos