07/08/2017



Publicado el 07 agosto, 2017 - 11:26h

Emplear un lenguaje positivo nos ayudará a mejorar la comunicación, nuestras estrategias vitales y las relaciones con uno mismo y con los demás. Pero, además, un lenguaje positivo supone “mejorar la salud y aumentar los años de vida”, según afirma el filósofo Luis Castellanos.

Por ello desde el Servicio de Teleasistencia de Geriatros-SARquavitae estamos llevando a cabo la segunda edición del “Mes de los Agradecimientos”, ya en agosto del año pasado fue todo un éxito, y el equipo de trabajo del servicio así la recibió.

A través de una actividad muy sencilla pretendemos poner en valor y pararnos a pensar, recordar y transmitir agradecimiento a todos aquellos que nos ayudan día a día, a esos compañeros que nos dan consuelo, que nos dan ánimo, que son alegría en los días complicados o que siempre tienen una solución para cada problema.

En el Servicio de Teleasistencia hemos colocado un tablón donde durante todo este mes cada trabajador podrá dejar una nota a un compañero o un equipo dándole las gracias por algo concreto.

Juntos somos equipo, juntos somos mejores por y para nuestros usuarios y sus familiares, por ello es importante pasarse a dar las gracias a todos los que día a día con un gesto, una palabra o simplemente su escucha, hacen de nuestro trabajo algo más significativo e importante a cada momento.

Y vosotros… ¿hace cuanto que no dais las gracias a alguien por algún gesto cotidiano? ¡Es el día, no lo dejes pasar!

El lenguaje positivo nos ayuda a encontrar siempre algo bueno en cada día, además de ayudarnos a vivir más y mejor, desde estas líneas os animamos a utilizarlo a diario y veréis la repercusión directa que tiene en el funcionamiento de nuestro cerebro y el de nuestro interlocutor.

Comentarios: 1

  1. Julia says:

    Desde aquí quiero agradecer a todos y cada uno de los profesionales, de los distintos campos, que realizan su trabajo en el SARQuavitae de Tres Cantos, en Madrid, por la excelente labor que desarrollan, por la gran profesionalidad y por el cariño con que tratan a todas las personas del centro, sean de día o residentes.
    No hay palabras suficientes para enumerar las bondades de todos ellos, la paciencia, el cariño que muestran cada día… así que yo solo voy a decir MUCHAS GRACIAS por haber cuidado de mi madre, Resti, en todos los sentidos.
    Un fuerte abrazo a todos y, cuando pueda, me pasaré a daroslo en persona.
    Julia

Responder


Ver todos los artículos