11 de Noviembre



Publicado el 11 noviembre, 2016 - 08:49h

La neumonía o pulmonía es una enfermedad del sistema respiratorio que consiste en la inflamación de los espacios alveolares de los pulmones. La mayoría de las veces la neumonía es infecciosa, pero no siempre es así. Puede ser una enfermedad grave si no se detecta a tiempo, y puede llegar a ser mortal, especialmente entre personas de edad avanzada y entre los inmunodeprimidos.

Puede ser altamente contagiosa, ya que los microorganismos causante de dicha enfermedad se disemina rápidamente en el aire, y pueden propagarse por medio de estornudos, tos y mucosidad.Puede ser causada por varios agentes etiológicos:

En personas adultas: Streptococcus pneumoniae y virus influenza.

Los siguientes síntomas pueden estar relacionados con la enfermedad:

  1. Generalmente, es precedida por una enfermedad como la gripe o el catarro común.
  2. Fiebre prolongada
  3. La frecuencia respiratoria aumentada entre otros

Aquí, os mostramos una serie de pautas para prevenir el contagio de la neumonía:

  1. Medidas de higiene: lavado de manos, uso de mascarillas para evitar contaminación y dispersión de gérmenes.
  2. Abandono del hábito tabáquico
  3. Vacunación antigripal: Está indicada en mayores de 60 años, en enfermos crónicos o inmunodeprimidos (a partir de los 6 meses de edad), y en todos aquellos que al ejercer su actividad profesional (personal sanitario, fuerzas de seguridad, profesores, cuidadores de residencias de ancianos, etc.) entren en contacto con personas de alto riesgo a las que les podrían transmitir la gripe.
  4. Vacunación contra el neumococo

 

Gema Pedrazo – Coordinadora del departamento de enfermería de SARquavitae Micaela Aramburu

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos