10 de septiembre de 2016



Publicado el 09 septiembre, 2016 - 08:41h

‘Conectar, Comunicar, Cuidar’

(Tema del Día Mundial para la Prevención del Suicidio 2016. Estas tres palabras son el corazón de la prevención del suicidio).

 Desde el año 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) promueve el Día Mundial para la Prevención del suicidio con el objetivo principal de concienciar a todo el mundo de que el suicidio se puede prevenir.

La Organización Mundial de la Salud calcula que los índices de suicidios cada año oscilan entre 800.000 personas, siendo los intentos de suicidio hasta 25 veces más. El trágico efecto dominó significa que hay muchas más personas que han sido afectadas por el suicidio o han estado cerca de alguien que ha tratado de acabar con su propia vida, y esto está sucediendo a pesar del hecho de que el suicidio se puede prevenir.

¿Cómo actuar desde la Prevención?

En muchos casos la persona vive en silencio el malestar sufrido sin comunicar ni expresar cómo se siente y qué es lo que está pensando. Tras el suicidio, la falta de información sobre hace que se tengan demasiados prejuicios y opiniones. La conducta suicida puede prevenirse si se establecen los medios de ayuda adecuados.

Algunos signos de crisis suicida son:

-Depresión. Desesperanza. Incapacidad para continuar la vida cotidiana.

-Sentimientos de soledad, no tener vínculos sociales.

-Sufrimiento y dolor interminables por la enfermedad física.

-Pensar, o desear, que la muerte es más deseable que la vida.

Si piensas en el suicidio o conoces a alguien en esa situación:

-No se debe intentar arreglar la situación a solas

-El primer paso es hablar de tu preocupación con alguien cercano para que te ayude.

-Solicitar lo antes posible la ayuda de un profesional: Médico de Familia, Psiquiatra y Psicólogo.

-Acompañar a la persona en crisis sin dejarla sola hasta que sea visitada

Comentarios: 0

Responder


Ver todos los artículos